Realizar una limpieza del dispositivo de aire acondicionado es fundamental para evitar la propagación de enfermedades ante una mala calidad de aire.

La acumulación de suciedad en el filtro y las paredes interiores del aire acondicionado crea un ambiente perfecto para la proliferación de ácaros, hongos y bacterias y también afecta a la operación del dispositivo, la generación de ruido, fallos y mayor consumo de energía.

Se recomienda que la limpieza del aire acondicionado se realice por lo menos cada mes, aunque si el ambiente es de mucho polvo o hay paso de muchas personas, lo más recomendable es cada semana.

Recomendaciones de limpieza:

En primer lugar, apagar el acondicionador de aire y retirar el tapón.

Si tienes un aparato de aire acondicionado Split, retira el panel frontal y límpialo con un paño seco y suave, pero si el panel está muy sucio, lávalo con agua tibia (debajo de 48º C).

Desengancha el filtro de aire de la unidad interna y límpialo con un aspirador. Si la suciedad es muy evidente, se puede utilizar agua tibia y detergente neutro. Después de que seque, reinstalar el filtro y cerrar el panel, para que la limpieza del aire acondicionado se haya finalizado.

El procedimiento de limpieza del aire acondicionado de pared (o ventana) no es muy diferente. Se limpia el panel frontal con un paño seco y suave o utilizar una aspiradora. Para limpiar el filtro de este acondicionador de aire, se debe extraer de la unidad interna y retirar la suciedad con aspiradora o agua y jabón.  Se debe esperar su secado y volver a colocarlo en la posición original.


Artículo creado con información de friotemp.com.